. . .

Ya se han cumplido 25 años de presencia de las Monjas Dominicas Contemplativas, en el Monasterio Inmaculada del Maule en Yerbas Buenas. Muchas han sido las religiosas que has pasado por esta comunidad, dando vida y colorido al Monasterio, cada cual, aportando sus talentos y dones para enriquecer la convivencia y la comunión, cumpliendo «su misión de buscar a Dios en el silencio, pensar en Él e invocarlo, de tal manera que la Palabra que sale de la boca de Dios no vuelva a Él vacía, sino que prospere en aquellos a quienes ha sido enviada» (Const. Fund. § II). 

Esa primera comunidad, las fundadoras fueron: Sor María Teresa Rius Claus, Sor Felicidad Granell Andrés, Sor María Dolores Isern Roca, Sor Josefina Carmen García Núñez, Sor Rosa de Santa María Aramayo Alzérreca, Sor María Gloria Pons Vidal. En el segundo grupo se sumaron: Sor Adalila Valencia Fuentealba, Sor María Araceli Abós Ara, Sor María Carmen Chorén-Martínez Ledesma.


Un día en el Monasterio Inmaculada del Maule

Toda la jornada de la monja está marcada por la liturgia de las Horas, todo se organiza para estar libres para la oración en el momento que corresponda, siendo lo principal la celebración de la Eucaristía.

La primera oración de la mañana es Laudes a las 7, luego oración personal en silencio todas juntas en la Iglesia.

A las 8 la Eucaristía y Tercia (una hora intermedia)

Desayunamos a las 9:15, luego tenemos un tiempo libre (en este tiempo aseamos nuestra habitación u otra cosa personal)

A las 10 se toca la campana y comienza la labor, unas bordan, otra hace las velas, coser, etc. Cocinamos por turnos así que la cocinera del día se va a la cocina.

La encargada del lavadero lava la ropa de todas, los días lunes, los días siguientes se plancha y se guarda en una ropería, ya que tenemos todas las cosas en común y se nos entrega una vez a la semana lo que ocuparemos. No se preocupa cada una de su ropa, sino que hay una encargada (excepto lo más personal obviamente).

Se trabaja hasta las 12:30, porque a las 12:40 estamos en la capilla nuevamente para rezar el Rosario y sexta (otra hora intermedia).

Almorzamos como a las 13:30 hrs.

Luego tenemos recreo hasta las 14:45 hrs. porque toda la jornada se guarda silencio, excepto en el momento del recreo.

A las 14:45 horas vamos a rezar nona, (Hora intermedia) y nos retiramos a descansar una hora.

A las 16:15 horas ensayamos nuestra liturgia porque se canta casi todo.

A las 16:45 horas lectio divina personal.

A partir de las 17 hrs. Estudio personal, las monjas estudiamos teología, sagrada escritura, idiomas, lo que sea de beneficio para estar bien formadas tanto para la oración como la predicación, porque somos de la Orden de Predicadores.

A las 19:00 horas tenemos las vísperas y luego oración con el Santísimo Expuesto hasta las 20:15 hrs.

A las 20:15 horas, Oficio de Lectura y Completas que es la última oración del día.

Cenamos a las 21:15 horas, la de turno lava la loza y otra hermana prepara el comedor para la comida siguiente. Al igual que al mediodía, tenemos recreo hasta las 22:15 hrs. Y nos retiramos a dormir.

En general es así, pero cuando tenemos clases varía un poco, pero la estructura base es así.

Sor Sandra, Priora op.


Sor Sandra del Carmen Muñoz Santos

El 22 de mayo ha sido reelegida para un nuevo Priorato, en lo que sería su tercer periodo, están a la espera de la confirmación desde la Santa Sede.

Sor Sandra ingresó al Monasterio el 8 de diciembre del año 1999. Vivió su Noviciado en Copiapó. Llegó a la comunidad con este carisma contemplativo, gracias a las hermanas Misionera de Jesús, María y José, quienes le ayudaron con su discernimiento y elección por la vida contemplativa. Llegué a este monasterio providencialmente, un sacerdote que me acompañaba, conocía a la comunidad, vine a ser un Retiro Espiritual… me encantó la liturgia, me encantó cómo cantaban, cómo era la oración, todo eso me atrajo a este estilo de vida. Con el tiempo me enteré de que eran la Orden de Predicadores de las Monjas Contemplativas Dominicas y que el Fundador era Domingo de Guzmán. Hoy estoy muy contenta de pertenecer a la Orden, porque me encanta su estilo de vida, es democrático, uno aquí es muy libre, cada una es como es. Cada una aporta sus dones, lo que trae, hay diversidad de nacionalidades, pero la Orden respeta muchísimo la individualidad de cada una.

En los tiempos que vivimos, donde la inmediatez nos envuelve, consultamos a Sor Sandra, cómo invitaría a conocer la comunidad, a conocer el carisma de la Orden de Predicadores, muy afable responde:

“Los que nos quieran conocer, pueden venir a rezar con nosotros, empezar por ahí, nuestra liturgia es pública. Pueden llamar, seguirnos por Facebook, la página del Obispado, pueden venir a la casa de acogida, donde se pueden hacer retiros de fin de semana, no viviendo con nosotras, pero sí compartiendo los momentos de oración”.    


Sor María Lourdes Zambrano

Venezolana. Dos años en Chile: Soy Monja Dominica, porque quería ser toda de Dios, dedicada a la Oración y el silencio. Nos cuenta que son 5 hermanas y 4 son religiosas de la Misma Orden. Sor María del Mar y Sor María Belén, están en Argentina y Sor María José, vive en Copiapó. Al principio la mamá tuvo “pataleta”, pero luego apoyó en todo.

 

 

 

 

 

 


Sor Adalila Valencia Fuentealba

Nació en Lota, nos cuenta que siempre sintió el llamado del Señor, pero no hacía caso. Comenta que es una vocación mayor, ingresó a la comunidad con 46 años. Compartía su tiempo con el trabajo y su servicio en la parroquia, hasta que un día le contó al curita sobre su inquietud, pero que aún no sabía qué comunidad. Entonces el padre le comentó de una congregación que a él le gustaba mucho, por su alegría y que estaban en Copiapó. Al día siguiente ya viajaba hasta el norte en busca de las hermanas Dominicas. Cabe agregar que Sor Adalila, llegó con el segundo grupo de fundadores.

 

 

 

 

 

 


Sor Bernardita Mardones

Feliz de compartir su testimonio señala: “Yo era de vida apostólica, una congregación del mismo carisma dominicano, pero dedicada a colegios. Después de 18 años comencé a cuestionar mi vocación, sobre todo lo que era la vida de oración, que era lo que se iba debilitando en mi vida apostólica. Empecé a plantearlo en mi congregación, quienes me dieron la posibilidad de hacer una experiencia y el lugar elegido fue Yerbas Buenas. Vine junto a unos jóvenes que venían a un encuentro, conversé con la Priora de ese momento Sor María Teresa Riuz, a quien le plateé mis inquietudes y ella me dijo que la única forma de discernir era hacer una experiencia. Lo pedí y en mi congregación aceptaron. Lo hice de enero a abril de 2007. Así descubrí que esto era lo que mi vida buscaba, lo comuniqué a mi congregación y lo aceptaron, con dolor, pero muy bien y he sentido su compañía en todo momento. Lo que me hizo tomar la decisión es que vienen del mismo carisma, sólo cambiaba la Misión. En esta misión de oración, no hay rostros, es por todos.

 

 

 

 


Sor Marcela Pasten Montalbán

Nacida en Chuqicamata, luego se fue con la familia a Copiapó, donde vivió la adolescencia. Divertida y traviesa comienza diciendo: “no me imaginaba de monja… yo ser monja, para nada… Yo llevaba una vida bastante normal, estudié, trabajé en el diario La Tercera como diseñadora de página. Viajé a visitar a mi familia a Copiapó, quienes insistían en que volviera con ellos. Me ofrecieron un trabajo en imprenta, no conocía esa labor, pero me interesó y regresé, allí conocí nuevas amigas. Una de ellas me pidió que la acompañara a pedir oración donde unas monjitas. Hasta entonces sólo conocía religiosas dedicadas a los ancianos y a los colegios, lo cual no era lo mío. Poco a poco fui preguntando de qué trataba y descubrí la inmensidad de la oración, me cautivó”.

 

 

 


Sor Yanet Ortega

Nació en Talcahuano. Ingresó a la comunidad el 2002. Con una sonrisa tímida y dulce, comienza diciendo: “Siempre le llamó la atención la vida religiosa pero nunca me atreví a dar el paso, era muy tímida, mi mamá falleció cuando era pequeña y me revelé y me alejé de la Iglesia. Pero el tiempo pasó y llegó mi nueva mamá, ella poco a poco me trajo de regreso a la Iglesia para hacer la Confirmación.  Ella sabía que yo tenía inquietudes vocacionales y me animó a buscar, escribí a unas religiosas y conocí una comunidad de vida apostólica, más sentía que me faltaba algo más. Entonces mi padre espiritual, que me acompañaba, me ayudó a conocer a las hermanas, donde descubrí que este es mi lugar, si bien uno no conoce mucha gente, tengo la oportunidad de rezar por todos, por los conocidos y desconocidos, por los que creen y los que no creen.

 

 

 

 


Sor Ximena Rivera Zavala

Viene de Copiapó, ingresó como postulante a la comunidad de Yerbas Buenas, donde tomó el hábito, al año de Noviciado se fue al Norte, donde permaneció. Recuerda que en su corazón sentía el llamado del Señor, pero aún no tomaba la decisión, pero ese llamado se hizo más fuerte y claro, un miércoles de cenizas, cuando en la celebración presentaron la llegada de esta nueva congregación, cuyo carisma era contemplativo, algo de lo que no sabía y quiso conocer.  Con una hermosa sonrisa Sor Jime, señala: “Yo vi a las hermanas y sentí que eso era lo mío, eso quería para mí, porque veía que la vida contemplativa, me daba en el gusto a todas mis expectativas. En la vida contemplativa estaban los niños, los enfermos, los ancianos, la educación, la creación, todo. Comencé a conocerlas más y me encantó. La Orden es muy dinámica, muy actual, muy alegre, libre, en todas las casas de nuestra orden se vive lo mismo, el ambiente se repite”. 

 

 


Sor Karina Victoria Ayala Estrada

Nació en Lota Estudió y trabajó, pero sentía que algo faltaba en su vida para vivir en plenitud, fue en esta búsqueda que conoció nuestra comunidad a través de una amiga de la parroquia, en agosto de 2016 viajó para conocernos y hacer una experiencia, luego de este tiempo de conocimiento mutuo inició su postulantado en nuestro Monasterio de la Inmaculada del Maule, Orden de Predicadores, el día 6 de enero del año 2017, vistió el hábito de nuestra Orden el 22 de abril del año 2018, el noviciado lo hizo en el Monasterio Federal de la Inmaculada Torrent-Valencia, España. Sus primeros votos, o profesión temporal la realizó el 22 de abril del año 2020.

 

 

 

 

 


Ven a conocernos

Monasterio Inmaculada del Maule

Fundación en 1994. Erección canónica en 04-05-2000

Dirección: Ruta L-25, Km. 12
Casilla: 29 – Correo Yerbas Buenas
Fono: 00 56 73-2390071

E-mail: dominicasyer@gmail.com

Yerbas Buenas-Linares (Chile)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Menu