. . .

Sembradores de Fe, Maribel, ahora le canta directamente al Señor

Continuamos rumbo al centenario de la Diócesis, queremos seguir recopilando y compartiendo con los lectores de Buena Nueva los testimonios, vidas e historias de las personas que se han destacado por su trabajo y servicio pastoral, dando origen a muchas de nuestras comunidades, aquellos que, con esfuerzo y perseverancia, silencio y dedicación han sembrado semillas de fe en tantas generaciones. Este mes agradecemos al P. Beto Alarcón quien nos aportó con la historia de Maribel, en Cauquenes.

 

María Isabel Núñez Castillo, más conocida en Cauquenes como, Maribel. Nació un 4 de septiembre de 1963 en Santiago, fue la tercera hija de seis hermanos, marcada por las habilidades artísticas que le permitió desarrollar sus dotes con la guitarra y el canto. 

A su llegada a Cauquenes junto con su familia, se destacó también por el liderazgo de asumir diversos roles familiares, entre los que se cuentan el cuidado de sus hermanos menores dentro de su estructura familiar matriarcal, desarrollando una enorme capacidad de amar a su gente en especial a su madre, luchando siempre por mantener unidos y sacar adelante a los suyos, siendo siempre considerada una luchadora, pues su tarea protectora continuó por sacar adelante a su hija y amados nietos, Huguito y Panchito. Su familia recuerda que ella siempre era quien gestaba las juntas, recordando el cumpleaños de todos, era la que, con su sonrisa y canto, transformaba una tarde común, en una alegre fiesta familiar.   

Reconocida en Cauquenes es su difícil lucha por dar vida a su comunidad cristiana, en la Población Fernández, donde trabajó arduamente por edificar su querida capilla Nuestra Señora del Carmen, situaciones que fueron moldeando su personalidad: empática, solidaria y cariñosa que la identificó durante toda su vida, por esa infinita capacidad de amar y compartir, siempre fueron su carta de presentación.

Por otra parte, ella se caracterizaba por su permanente participación en los asuntos de su barrio, trabajando por hacer crecer su población y mejorar la condición de vida de sus vecinos, una luchadora en lo pastoral y en lo social. Participaba en cada evento donde se necesitase cantar para dar alegría a sus vecinos. Hizo lo mismos en su capilla, donde cada domingo con su guitarra, su voz y talento para celebrar el día del Señor y aportar en la formación pastoral de niños, jóvenes y adultos.

Tras su repentina partida a la casa del Padre el 8 de febrero a sus 56 años, recibió el cariño de sus familiares, amigos de su barrio y toda la comunidad cristiana del sector. Quienes la conocieron, destacaron todo su trabajo pastoral y sus cualidades para servir al prójimo, siempre en forma desinteresada.

Maribel dejó un enorme vacío con su partida, muy difícil de llenar en todos aquellos que fueron parte de su vida. Pese a la tristeza que provocó su deceso, ella sintió permanentemente la compañía de sus seres queridos y en vida se encargó de agradecer tantas muestras de cariño.

Ella acompañó con su guitarra y su canto a muchas familias que despidieron a sus seres queridos.

En su velatorio y la misa de despedida, fue acompañaba de todos sus vecinos.

Ella trabajó con todos los sacerdotes que pasaron por su capilla, algunos pudieron acompañarla en su despedida y otros muchos ofrecieron su Eucaristía por el descanso de la Maribel, pues todos destacan su espíritu de servicio y preocupación por los demás.

Ahora Maribel, junto a los ángeles le cantará al Señor de la Vida.

One thought on “Sembradores de Fe, Maribel, ahora le canta directamente al Señor”

  1. Gracias por tan lindo homenaje a mi hermana, creo que se lo merecía, una mujer de lucha y entregada a un tresciento por cierto con su comunidad cristiana y todo quién lo necesitará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Menu