. . .

Falleció P. Alberto Hitschfeld Niklitschek, querido religioso Capuchino

Hondo pesar causó en la Diócesis de San Ambrosio de Linares, la Pascua del Hno. Alberto Hitschfeld Niklitschek, querido religioso Capuchino, quien realizara destacada labor pastoral en tierras maulinas, especialmente en la Comuna de Longaví.

 

En el año 2018, cuando Longaví celebraba su 81º Aniversario de la Comuna, el P. Alberto Hitschfeld Niklitschek, recibió el reconocimiento de “Persona Destacada”. Por su importante y apreciable labor en el desarrollo y crecimiento de la comuna, marcando un importante hito, pues se le recuerda por su tarea evangelizadora e impulsor en la puesta en marcha del Comedor Fraterno Padre Alberto Hurtado y su incansable lucha por abrir el Hogar de Ancianos “María Reina” en e sector La Quinta.

El P. Alberto (Puerto Octay, 28.12.1950 – Santiago, 15.06.2021) falleció el martes 15 de junio en el Hospital Clínico de la Universidad Católica en Santiago a raíz de una neumonía viral provocada por el COVID-19 y una bacteria que contrajo durante su hospitalización.
Desde su ingreso al hospital en la noche del jueves 10 de junio su estado de salud se fue agravando aceleradamente sin posibilidad de recuperación.
El 17 de junio, de mañana, el féretro del P. Alberto salió de Santiago, haciendo una parada en Longaví donde muchos de sus parroquianos conocidos de años por haber estado de párroco en esa ciudad se agolparon en la ruta 5 para dar el adiós con pañuelos blancos, guiados por el ahora párroco de Longaví, P. Agustinus Saryanto y el equipo Sacerdotal, en el frontis de la parroquia rindieron un breve pero emotivo homenaje, destacando el inmenso cariño que la parroquia y sus comunidades sentían por el P. Alberto y del inmenso legado que nos dejó su paso por estas tierras maulinas.
El cortejo siguió su camino hasta la ciudad de Los Ángeles, donde llego pasadas las 14:30 horas. Allí también lo esperaba un gran número de personas que con pañuelos y globos blancos lo recibieron. Luego se realizó la ceremonia fúnebre presidida por el obispo de la diócesis Monseñor Felipe Bacarreza, junto a un reducido número de feligreses de la parroquia san Francisco, así como también un número pequeño de sacerdotes y diáconos. Todo lo anterior, cumpliendo los protocolos correspondientes. Cientos fueron los feligreses que siguieron la transmisión de esta Eucaristía vía Facebook desde la Catedral de Los Ángeles.
En su homilía Monseñor Bacarreza se refirió a P. Alberto como un hombre que había pasado por la diócesis haciendo el bien, que había recorrido los caminos de Jesucristo y además había hecho que muchos también lo recorrieran, tomando las palabras de San Pablo las puso en boca de P. Alberto «Todo cuanto ustedes han aprendido de mí, recibido de mí, oído de mí y visto en mí, pónganlo por obras y el Dios de la paz estará con ustedes» finalizando con una oración a María Santísima sacada de una antífona del Santo Seráfico.
Posteriormente sus restos fueron trasladados al cementerio general de Los Ángeles donde también descansan otros de los frailes capuchinos.

Menú