. . .

Virgen del Carmen, María Santísima,

Dios te escogió como Madre de su Hijo,

del Señor Jesús, que nos trae el amor y la paz.

 

Madre de Chile,

a Ti honraron los padres de la patria,

y los más valientes de la historia;

desde los comienzos nos diste bendición.

 

Hoy te confiamos lo que somos y tenemos;

nuestros hogares, escuelas y oficinas;

nuestra fábricas, estadios y rutas;

el campo, las pampas, las minas y el mar.

 

Protégenos de terremotos y guerras,

sálvanos de la discordia;

asiste a nuestros gobernantes;

concede tu amparo a nuestros hombres de armas; 

enséñanos a conquistar el verdadero progreso

que es construir una nación de hermanos

donde cada uno tenga pan, respeto y alegría.

 

Virgen del Carmen, Estrella de Chile,

en la bandera presides nuestros días

y en las noches tormentosas,

sabiamente alumbras el camino.

 

Madre de la Iglesia,

Tú recibes y nos entregas a Cristo;

contigo nos ofrecemos a Él,

para que sobre Chile extienda

los brazos salvadores de su cruz

y la esperanza de su resurrección. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Menu