. . .

Queridos hermanos:

Al concluir este año 2022 tenemos muchos sentimientos de gratitud hacia el Señor.

Poco a poco vamos superando las restricciones que nos impuso el Covid y las actividades pastorales presenciales vuelven a restablecerse en las parroquias, colegios y tantos lugares en que la Iglesia está presente. Se hacen cada vez más frecuentes y normales las Primeras comuniones y las Confirmaciones de los jóvenes.

El Mes de María ha hecho florecer, una vez más, a nuestras comunidades que ser reúnen en torno al altar y nuestros corazones ya vibran con la preparación del nacimiento del Salvador.

Pero lo que marcado indiscutiblemente este año 2022 ha sido la participación activa en el proceso sinodal que preparó la III Asamblea Eclesial Nacional celebrada en octubre en Santiago. En ella participaron más de 600 fieles venidos de todos los rincones de Chile, entre los cuales 18 eran de Linares.

En la editorial de la Buena Nueva de noviembre presentamos algunas de las recomendaciones recogidas de los trabajos de 60 grupos sinodales.  La Asamblea fue una verdadera experiencia del Espíritu Santo que nos impulsó a renovar la vida pastoral de las diócesis desde una perspectiva sinodal, profética y esperanzadora.

A partir de estas recomendaciones la Conferencia Episcopal de Chile entregará en mayo del 2023 nuevas Orientaciones Pastorales para los años venideros, las cuales nos servirán de fuente inspiradora para nuestras Orientaciones diocesanas.

Camino al Centenario

Este es el Logo que acompañará el camino al Centenario, ganador del Concurso convocado por la Comisión y que tuvo muy buena participación.

Nuestra Diócesis cumplirá 100 años de vida el 18 de octubre del 2025.  Es por ello que hemos comenzado la preparación a este significativo momento.

Se ha creado una Comisión del Centenario que está conformada por el P. Silvio Jara R., Vicario General, P. Luis Fuentealba, Vicario de Pastoral, P. Raúl Moris, Judith Villagrán, José Darío Ávila, Yasna Rebolledo, Eduardo Aravena, Rodrigo Barrera como Secretario Ejecutivo y el Obispo.

Entre sus primeras tareas fue la de elegir un lema del Centenario. Después de las consultas al clero y diáconos se escogió “100 años sembrando las semillas del Reino en las tierras maulinas” y con un texto bíblico inspirador “Ustedes serán mis testigos”.

La celebración del Centenario tiene como objetivo general agradecer a Dios los dones recibidos en estos 100 años como Diócesis, hacer una memoria agradecida de las personas, laicos, as, religiosos, as, pastores que han dejado una huella de bien en nuestra Iglesia, celebrar un Año Jubilar, y relanzar la vida pastoral diocesana con renovado entusiasmo.

Desde ya les invito a seguir el desarrollo de los preparativos revisando la página web del Obispado y participando de los concursos que se están desarrollando, tales como literarios, de historia, y otros, como asimismo empezar a conversar en nuestras comunidades ¿cómo podemos participar en el Centenario desde nuestro lugar?

El legado del Centenario

Quisiéramos dejar un legado material y espiritual.

El material se trata de obras del Centenario, tales como implementar el Museo diocesano, construir el templo de la Parroquia Santos Chilenos, la restauración del Convento de Constitución, mejoras en los Comedores Fraternos, y otros sueños que irán creciendo a lo largo de estos años.

Y los frutos espirituales se fundamentarán en renovar la centralidad de Cristo en nuestras vidas y la misión permanente.

Por ello queremos tomar una mayor conciencia de la Presencia del Señor en la Eucaristía celebrando un Año Eucarístico que se convocará oportunamente. Por lo mismo también queremos conocer más y mejor la Palabra de Dios, por lo que propondremos un itinerario de formación bíblica a las comunidades. También queremos fortalecer los espacios de discernimiento sinodal y para ello apoyar los Consejos de Pastoral y Económicos de las parroquias, así como los decanatos. No podemos postergar más el relanzamiento de la Pastoral Vocacional y también la formación permanente en temas tales como el cuidado de la Casa Común y el ISE entre otros.

Como telón de fondo está el deseo de ser cada vez más una Iglesia Misionera en todas sus dimensiones. Esto también es un gran desafío que esperamos abordar todos juntos.

 

Viene Navidad

Caminamos hacia la Navidad, el momento culminante de la historia de la humanidad, en el cual Dios se abaja para hacerse uno de nosotros en el Niño que nace de María en Belén.

En ese Niño contemplamos al mensajero del Amor misericordioso de Dios, el Emanuel, el Dios con nosotros, el Salvador.

Él nos invita a ser testigos y constructores de un mundo nuevo, de un mundo iluminado por la verdad, el amor, la justicia, la fraternidad universal y la paz.

En esta preparación al nacimiento de Jesús nos acompaña su Madre, la Virgen fiel y San José, que amó a Jesús con amor de padre.

Les deseo una muy bendecida Navidad en compañía de sus seres queridos y que la bendición del Señor les acompañe en el 2023.

Unidos en torno al pesebre del Niño, les bendigo con gratitud y cariño.

 

+Tomislav Koljatic M.

Obispo