. . .

Desafíos y conclusiones del Año de la Catequesis

Queridos hermanos y hermanas:

En noviembre del 2020 comenzó el Año de la Catequesis en la diócesis.

Entre otros propósitos buscados se planteó la necesidad de:

recibir el nuevo Directorio para la Catequesis publicado en Roma por el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización (marzo 2020) que considera las nuevas realidades y desafíos pastorales que vive la Iglesia hoy e incorpora los énfasis del magisterio del Papa Francisco.

evaluar el estado de la catequesis en la diócesis, pre bautismal, iniciación a la vida eucarística, confirmación y prematrimonial, fortalezas y debilidades, oportunidades y amenazas, conscientes de los desafíos e insuficiencias actuales.

proponer cambios en los contenidos, tiempos, métodos, formación de los catequistas, edades de los catequizados, de acuerdo con la realidad planteada por el cambio de época que vivimos en nuestra cultura.

incorporar el cambio tecnológico actual para llevar la catequesis a la nueva realidad virtual y digital en que se vive hoy en el mundo, especialmente los jóvenes.

Siempre se tuvo claro que en esta evaluación y posibles cambios no se partía de cero ni se trataba de cambiarlo todo. Hay una hermosa historia de más de 60 años de Catequesis familiar que ha dado inmensos frutos en nuestra Iglesia y que debemos recibir con gratitud para adaptarla a los nuevos tiempos.

También teníamos claro que se buscaba un camino de actualización que permitiera caminar juntos a las parroquias y colegios, sin descolgarnos, ni aventuras personalistas que dañan la comunión eclesial.

 

Un proceso de comunión, sinodalidad, y participación eclesial diocesana.

Para alcanzar estas ambiciosas metas propuestas en diciembre del 2020 se constituyó el Equipo Ejecutivo del Año de la Catequesis, formado por Alicia Quiroz, Directora del Departamento de Catequesis, el P. Raúl Moris, P. Luis Fuentealba, José Darío Ávila, y el Obispo, en quien recaía la responsabilidad de llevar adelante este inédito proceso pastoral.

Se definió hacer este camino sinodal utilizando el método Reconocer, Interpretar y Elegir (RIE) propuesto por el Papa Francisco.

Para comenzar con la etapa del Reconocer, en enero del 2021 se realizó una primera Jornada Ampliada de la Catequesis para escucharnos y planificar las tareas a realizar. En esta Jornada participaron:

Carolina Ruiz, Rosana Vargas, Silvia Soto, Hna. Isela Inora EEP. Hna. Laura Jiménez EEP, Soraya, Sócrates Cisternas, Antonia Reyes, Rosa Castillo Díaz, Denisse González, Eduardo Cortés Monroy, Prof. Victoria, M José Longaví, Gladys Faundez, Mauricio Muñoz, Eli Durán, Jessica Vera, Verónica Barros, Nelson P El Carmen, Beatriz Parral, Eduardo Barrero.

De esta Jornada salió la tarea de identificar los catequistas que están sirviendo en la diócesis actualmente, dando un resultado de 315 catequistas activos a este año 2022.

También se empezó a delinear la Encuesta Digital que respondieron más de 200 catequistas activos de todos los decanatos y 16 párrocos.

Cabe destacar que en todo el proceso a lo largo del año 2021 se realizaron 18 reuniones del Equipo Ejecutivo y Jornadas ampliadas, por zoom o presenciales.  En estas reuniones se eligió el Lema: “Vayan y hagan discípulos” y se aprobó el logo propuesto por la Vicaria de Pastoral.

Con los resultados de estos insumos vino el momento de Interpretar a la luz del Evangelio, el Directorio de Catequesis, las Orientaciones Nacionales y nuestra realidad, qué cambios debemos hacer. Cambios en continuidad, no rupturas.

Durante el 2021 se diseñó la encuesta, se probó en un decanato, se corrigió, se envió a todos los catequistas y párrocos de la diócesis. Este trabajo demandó muchas horas de reuniones a lo largo del 2021 a lo diferentes equipos.

Ya en enero del 2022 se comenzó a resumir y elaborar lo recibido durante el 2021, que tuvo la dificultad de las cuarentenas por la pandemia, pasando a la etapa del Interpretar.

El sábado 2 de abril del 2022, el Equipo Ejecutivo y una selección de catequistas de toda la diócesis (50 catequistas en total) se reunieron en Chacahuín, por el día, para estudiar los resultados finales recogidos en este Reconocer e Interpretar y se elaboraron propuestas concretas de cambios para la catequesis diocesana.

A estas alturas del proceso se logró establecer núcleos que se deben revisar y actualizar, presentando algunas propuestas sobre ellas. Estos núcleos son:

  • El contenido de la catequesis 
  • La duración del proceso (uno o dos años)
  • La metodología uso de un texto a nivel diocesano. 
  • La calidad de las celebraciones litúrgicas de los pasos y de la catequesis
  • El perfil de los catequistas
  • El perfil de los catequizados
  • El rol del párroco

 

Estas propuestas se presentaron al clero en la reunión del miércoles santo (13 de abril del 2022) para entrar en la etapa del Elegir. El resultado de este trabajo se reflexionó en el Consejo de Presbiterio de abril este año.

A modo de conclusión para este año pastoral 2022 diría lo siguiente:

Ante todo, la razón de ser de toda catequesis es facilitar el encuentro con el Señor Jesús y con los hermanos en la Iglesia. Esta es la meta, el termómetro que nos orienta si estamos alcanzando una buena catequesis o simplemente no.

Por eso, ya no hablamos de reunión de catequesis, sino de encuentro de Catequesis.

Por otra parte:

1.- La actualización de la Catequesis ha comenzado recién. Creo que estamos en el comienzo de la reflexión, no en el término. Por ello, todavía hay muchas cosas por reflexionar y discernir en el futuro cercano.

2.- Está claro que el Departamento de Catequesis debe empezar a preparar la Formación Permanente de los catequistas en base al Nuevo Directorio.

Ojalá se pueda hacer una semana de formación, por ejemplo. (2 horas en las tardes, por Decanato).

3.- También surge con mucha fuerza el rol insustituible del pastor propio de la comunidad que es el párroco. Por cierto, la religiosa, el diácono, los laicos tienen una tarea muy importante también. Es el desafío de trabajar sinodalmente bajo la guía del pastor.

4.- Se propone habilitar una sala de catequesis en la parroquia, con todos los elementos necesarios para esta. Sillas y mesas adecuadas, tener allí biblias, pantalla, la cruz, imágenes, motivaciones en las paredes, calefacción, etc.

5.- Surgió una cierta convicción de que es necesario unir mucho más la catequesis con la celebración de la Eucaristía (al menos mensual, donde se entregan los signos: Biblia, Credo, y realizar visitas breves al Santísimo con los niños y papás. etc.)

6.- Unir la catequesis a la vida de la solidaridad parroquial. Visitar al menos una vez en la catequesis un hogar, un comedor, etc.

7.- Tener un Banco de recursos digitales que asuma el Cambio cultural y lo digital que debería estar en la página web del obispado de Linares.

9.- El tiempo fijado es un mínimo no un máximo. Ad experimentum se aprobó que la catequesis de Iniciación a la Eucaristía y a la Confirmación sea de 30 encuentros. (me parece mejor hablar de 30 encuentros que de un año)

10.- La edad de la Iniciación es de 8 años aproximadamente y de la Confirmación es de 12 años aprox.

11.- Se debe tener presente que debemos velar por la Calidad integral del servicio eclesial que se entrega en la catequesis de iniciación cristiana.

12.- El catequista, los jóvenes y niños necesitan de un material escrito. Por ahora se tratará que sea el de INPAS hasta que la Comisión Nacional proponga otro. No se descarta seguir buscando alternativas de catequesis, pero siempre debemos estar concordes en un posible cambio.

También, y si es posible, se pide al Departamento de Catequesis elaborar fichas ad experimentum mes a mes con temas relevantes.

Por ahora es lo que me parece hemos alcanzado a madurar.

Les pido dedicar los mejores esfuerzos para relanzar junto a sus colaboradores las catequesis en todos los ámbitos, que son ciertamente una de las fortalezas de nuestra diócesis.

Estaremos evaluando el desarrollo de estos cambios para discernir que otras cosas debemos hacer para lograr el objetivo, tener una catequesis actual, relevante, que facilita el encuentro con el Señor Jesús y que, por lo mismo, nutre a la Iglesia de nuevos miembros bien preparados.

Que el Señor y su Madre nos ayuden a servir mejor en la hermosa tarea de Evangelizar estos tiempos de cambio de época.

+Tomislav Koljatic M.

Obispo de Linares

Menú

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/pbndelin/public_html/wp-includes/functions.php on line 5219

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home/pbndelin/public_html/wp-includes/functions.php on line 5219