Damos gracias a Dios, pues poco a poco, vemos como nuestro hermoso Templo se ha levantado, el tiempo ha pasado y lo que parecía imposible hoy es una hermosa realidad. Junto al P. Francisco Hormazabal y representantes de las comunidades accedimos a recorrer las instalaciones de la nueva construcción, réplica de la estructura que teníamos. Próximamente tendremos la apertura, bendición y dedicación del Altar. A Nuestra Señora de La Candelaria nos encomendamos en este Mes de María.

Alfredo Rojas, corresponsal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *