Hacer el bien no genera ruido

Periódico Buena Nueva de Linares > Diocesana > Hacer el bien no genera ruido

Vida Diocesana

 

En el Día de la Solidaridad, la Iglesia de Linares se reunió para celebrar al Señor que nos invita a descubrirlo en medio de los más pobres, al Señor que camina junto a nosotros, cada vez que acudimos a servir a los hermanos, y que nos ha regalado en la persona del Padre Alberto Hurtado, un Santo Chileno, a un Discípulo de Jesús y a un Apóstol para nuestro tiempo.

En la ceremonia participaron Bomberos, PDI, Carabineros, servidores de las Obras Fraternas, como los Comedores Solidarios y grupos de Voluntariado entre ellos las Damas de Rojo, Damas de Amarillo, Asilos de Ancianos, delegaciones de Colegios Católicos y Municipalizados.

 

 

 

En su Homilía el Obispo destaco el legado de San Alberto Hurtado y su magnífica obra, resaltando también el trabajo que cada uno de los voluntarios y voluntarias desarrollan en bien de sus hermanos más desposeídos, “la tarea que ustedes desarrollan en el silencio de su servicio, hace tanto bien a los hermanos, y nos enorgullece verles trabajar, cada uno de ustedes nos da un tremendo ejemplo de fraternidad día a día. Gracias por todo el bien que hacen y por preocuparse de que todos tengan un plato de comida caliente y un lugar digno donde estar”.

Antes de la Bendición final y como acción de gracias, se entregó un reconocimiento a quienes de diversas formas colaboran con las diferentes obras solidarias en la Diócesis de Linares, destacando a las voluntarias y voluntarios que cocinan y sirven las colaciones, a las Panaderías que cada día aportan el pan a los comedores solidarios, a las invitadas especiales de Red de Alimentos y a los transportistas que traen los aportes que esta fundación comparte solidariamente, así como también se reconoció especialmente a los jóvenes que durante los incendios del verano recién pasados dijeron presente y acudieron con sus manos, su fuerza y cariño y entusiasmo, para ayudar en la emergencia, en ellos se representa el reconocimiento que se les hace a tantos jóvenes anónimos, que ante cada emergencia, sin cámaras, ni luces, son los primeros en ponerse a disposición de quienes más sufren.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *