Fraternidad y Solidaridad, un estilo de vida

Periódico Buena Nueva de Linares > Agosto_2017 > Fraternidad y Solidaridad, un estilo de vida

Poniendo el corazón al servicio de los hermanos

En la Diócesis de San Ambrosio de Linares, hemos avanzado en materia de solidaridad y grupos activos de ayuda fraterna en las parroquias y colegios. Sabemos que aún queda mucho por hacer, son tantas las personas que aún sufren necesidades, las que en invierno duelen mucho más. Pero gracias a Dios, con orgullo podemos compartir y difundir las permanentes obras de misericordia que durante años y de manera silenciosa se han estado desarrollando, muy especialmente en los “Comedores Solidarios” que se atienden desde las parroquias y acogiendo de manera preferente a las personas en situación de calle, reconocer al hermano que sufre, la fraternidad y la solidaridad ya es un estilo de vida

 

Comedor Solidario La Carmelita

Ubicado en Parroquia Nuestra Señora del Carmen, sector Sur Poniente de Linares.
Corría el año 1977, en tiempos de dictadura, cuando comenzó a funcionar en dependencias de la parroquia un comedor solidario que era financiado y abastecido por el Obispado de Linares. Estaba a cargo de la Sra. María Alfaro, a este comedor, en sus comienzos asistían familias completas.
En el año 1990, el comedor seguía funcionando pero esta vez a cargo de personas de la misma comunidad parroquial. La Sra. Valentina Maldonado, es quien está llevando desde hace 15 años, la responsabilidad de que esto función e, recibiendo a los comensales cada sábado.
Actualmente se financia con aportes de la comunidad parroquial, realizando una vez al mes la Campaña del Corazón, que consiste en que, a la salida de misa, los feligreses retiran un corazón de color que a su reverso tiene escrito lo que más haga falta en la despensa en esos momentos, ya sea legumbres, tallarines, aceite, papas, cebollas, ají, etc. Destacado es el aporte de las personas que cocinanvoluntariamente.
Son siete damas, que se turnan, por lo general son 3 o 4 que dedican cada sábado parte de su tiempo familiar a ayudar, preparar, cocinan, servir, lavar los utensilios y lo principal atienden con mucho cariño a cada uno de los que asisten a comer un plato de comida caliente sobre todo en este tiempo de invierno. Todo esto sin dejar de lado la parte pastoral ya que antes de comer, hacen una oración y bendicen los alimentos que se servirán.
Se atiende, en tiempo de invierno entre 80 a 100 personas, lo que es relativo ya que se han llegado a entregar hasta 120 almuerzos. En la temporada de verano baja de entre 50 a 60 personas que asisten y llevan.
Los mayores beneficiados son personas en situación de calle y familias con muy mala situación económica que llegan con su ollita y llevan para comer al otro día.
Durante el mes de agosto, en años anteriores, se han realizado campañas especiales para recolectar alimentos y abastecer la despensa. Para este año no hay nada en específico organizado pero puede que sea lo mismo.
La pastoral del Colegio El Rosario, una vez al año, con motivo del mes de la Solidaridad, hacen el compromiso durante los cuatro sábados del mes, de llevar los alimentos para que los preparen nuestras voluntarias, ayudan a servir, acompañan a los comensales y les hacen pasar un buen momento. También el grupo scout del Colegio Salesianos se ha hecho parte de la misma actividad. De igual manera personas en forma particular o familiar se hacen cargo de llevar, preparar y servir el almuerzo en fechas importantes, lo cual agradecemos.
Para fechas como el 18 de septiembre, Navidad o año nuevo, se hacen esfuerzos extras para preparar un almuerzo especial tenerles un obsequio a cada uno de los que asisten.
Cabe destacar que cada una de las personas que trabaja voluntariamente en este comedor lo hace con mucho amor y entrega, cien por ciento comprometidas.
Durante este último tiempo, se está realizando los trámites pertinentes para sacar la Personalidad Jurídica y poder postular a beneficios del Estado, para ampliar y arreglar las dependencias del comedor, cocina e implementación.

Corresponsal: Elena Ortega

 

Comedor San Antonio de Padua, en Parral

Siendo un frio día de abril del año 1998, y atendiendo las necesidades de los alrededores de la parroquia, se invito a 30 hermanos en situación de calle y se les sirvió un rico y caliente almuerzo. Desde ese hermoso día esta obra no falla, hasta hoy el comedor es un orgullo de la Comunidad Franciscana donde con la ayuda de la feria, el comercio parralino, el corazón de los socios y particulares que se puede realizar esta gran obra de misericordia. Los equipos sacerdotales que atienden a nuestras comunidades, han sido un pilar fundamental en la trayectoria e historia de este comedor, junto a ellos con esfuerzo, cariño y gran dedicación cada martes y jueves recibimos un promedio de 150 personas en el Comedor a los usuarios, quienes en muchos casos, también reciben algunas prendas de vestir, las que también son donadas por la comunidad. Siempre se hace un poco más de comida, ya que algunos hermanos llevan sus viandas y guardan comida para otros días.
Damos gracias a la comunidad de Parral, a las voluntarias que con amor cocinan y a nuestro equipo sacerdotal, que acompañan en todo. E invitamos a todos quienes deseen hacerse socios del Comedor y entregar su aporte para continuar con esta obra de misericordia, pueden acercarse a la parroquia donde recibirá toda la información que necesiten.

Corresponsal: Elisa Morales

 

Una obra que se mantiene a ñeque y corazón

El Comedor Solidario, fundado el año 1972, en la Parroquia San Francisco Javier de San Javier, por el Padre Jaime Vallet, desde entonces entrega un promedio de 25 almuerzos diarios, pues abre todos los días.
Esta maravillosa obra se ha mantenido en el tiempo por la infinita misericordia del Señor, pues aun en tiempos difíciles las comunidades, colegios y particulares han sido tocados en sus corazones y ha permitido salir adelante sin interrupciones.
Recientemente ha sido remodelada la planta física quedando un comedor más amplio al igual que la despensa y la cocina, junto con un lugar renovado, más iluminado, en definitiva más digno para nuestros hermanos quienes reciben además el respeto, cariño y afecto de quienes le atienden voluntariamente.
Las Bendiciones, las pedimos para los sacerdotes que la han apoyado en el tiempo, al equipo humano que regala su tiempo y a quienes con sus

aportes hacen posible que esta obra se levante cada nuevo día.

Corresponsal: María Palma

 

Comedor fraterno San Alberto Hurtado en Longaví

 

Cada sábado el Comedor San Alberto Hurtado, atendido desde la Parroquia San Lorenzo de Longaví, recibe a más de 30 personas con un rico almuerzo y onces, los días sábado. Esta vez quisimos conocer más del Comedor, desde la mirada del P. Albertus Saryanto msf. Quien señaló: este comedor es un signo de la presencia de la Iglesia en la opción por los pobres y más necesitados en este mundo, especialmente en nuestra comunidad de Longaví.
Padre, ¿qué le parece la respuesta de la gente frente a esta obra y su desarrollo?
Sin duda que es otro signo muy destacable, pues la gente ha entendido que no es una obra personal, va más allá, es una obra de todos los que somos Iglesia, donde se percibe la gran misericordia del Señor, es una obra que da participación a todas las comunidades y los que quieran sumarse para hacer el bien y amar a los hermanos.
¿Qué han pensado hacer en el Mes de la Solidaridad?
Además de ser mes de la solidaridad, es el mes de nuestro Patrono San Lorenzo, todas las actividades tendrán un sello solidario, enfatizando la

 

 

figura de San Lorenzo, su servicio a los pobres y testimonio de comunidad. Además tendremos un almuerzo, algo más especial, pues el cariño y el amor de las voluntarias lo tiene todos los días.
¿En lo personal, cómo se siente usted con esta gran obra?
Pero por supuesto que me siento feliz, todo el equipo sacerdotal P. Tito Javier, P. Albertus Feri y yo, sentimos un gran orgullo por tener esta obra en la Parroquia, orgullosos de este nuestro Pueblo de Longaví y sus comunidades, pues están atentos a colaborar. En forma muy especial a los que se regalan en tiempo y dedicación, haciendo de la solidaridad una forma de vivir.
¿Cuál sería su mensaje a los lectores de la Buena Nueva?
En primer lugar felicitar a Yasna y a los corresponsales, por los 40 años del Periódico, gracias por difundir con tanto cariño y dedicación la Buena Nu

 

eva, en forma especial por dar el espacio para conocer estas obras, que sin duda son una gran Buena Nueva que nos enorgullece a todos. Y a la comunidad, dar las gracias por estar siempre atentos a ayudar, por responder con generosidad en cada campaña, y a los que aún no conocen esta y otras obras de misericordia, los invito a conocer lo que cada parroquia está haciendo, siempre se necesitan manos y corazones para seguir compartiendo.

 

Corresponsal: Irma Vásquez

 

 

Hogar de Cristo,  27 años en Cauquenes

 

 

El 1º de Junio, el Hogar de Cristo cumplió 27 años en Cauquenes, durante estos años ha funcionado la Hospedería que acoge generalmente a 20 personas indigentes que llegan a almorzar en el moderno edificio en calle Pérez, esquina O’Higgins. Allí los hospedados cuentan con baños, ropa limpia, una cena digna y al día siguiente un rico desayuno.
Junto al personal del Hogar y al voluntariado, el P. Luis Humberto Alarcón, Capellán, celebró la Eucaristía el 7 de julio y luego una rica cena que animó el Sr. Beltran con hermosas canciones de la Nueva Ola.
Esta obra, desde su fundación ha favorecido a muchos hermanos necesitados. Hoy también se cuenta con un programa de atención a domicilio a los adultos mayores y apoyo a familiares PAFAM.
La sede de Cauquenes es dirigida por la Sra. Viviana Jara, quien a nombre de la Obra agradece a las personas que cada mes entregan su aporte para financiamiento de este servicio.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *